Cómo prosperar en la economía de la atención

La vida laboral ha cambiado drásticamente en las últimas dos décadas. Hemos pasado de trabajar con objetos de información únicos como máquinas de escribir a trabajar con distracciones digitales. En este entorno distraído las 24 horas del día, los 7 días de la semana, nuestra atención se ve amenazada, y eso tiene consecuencias perjudiciales para nuestra productividad y bienestar.


Investigadores como Edward Hallowell han documentado nuestra capacidad cada vez menor para gestionar nuestra atención. "La vida de la oficina moderna y una condición cada vez más común llamada rasgo de déficit de atención, están convirtiendo a los ejecutivos constantes en frenéticos de bajo rendimiento".



Nuestras mentes se desvían de lo que hacemos el 46,9 por ciento del tiempo, como revela la investigación de Paul Gilbert y Matt Killingworth. En un contexto laboral, esto significa que casi la mitad de nuestro tiempo no estamos realmente presentes con nuestras tareas.


Estamos ante una Economía de la Atención donde una de las divisas más valiosas es la atención clara, tranquila y enfocada.


¿Cuál es el ADN de la atención plena? ¿Y por qué parece ser una clave fundamental para sobrevivir y prosperar en una economía de la atención?


Jacob era gerente senior de una gran empresa de servicios financieros. Como la mayoría de sus contrapartes, siempre estaba "encendido", conectado a la oficina de una forma u otra, todo el día, todos los días. Día tras día, lidiaba con un flujo constante de correos electrónicos y un calendario de reuniones sobrecargado. Jacob se enfrentaba a la economía de la atención.


Cuando conocí a Jacob, me dijo que no se sentía en control de su vida. Sentía que siempre estaba tratando de ponerse al día, siempre sobrecargado con fuerzas externas, personas y tareas, que dictaban su realidad cotidiana. Sintió que estaba viviendo en piloto automático, simplemente reaccionando a lo que le arrojaban.


¿Suena familiar?


En nuestra primera reunión, Jacob se comprometió a emprender un programa de capacitación de cuatro meses. Durante ese tiempo, nos reunimos durante diez sesiones de una hora y él dedicó diez minutos al día al entrenamiento de la atención plena. Fue una inversión significativa de tiempo considerando su agenda de trabajo ya ocupada. Después de que pasaron los cuatro meses, le pregunté a Jacob qué había ganado con el programa. Su respuesta: "Un segundo".


Al principio, su respuesta me tomó por sorpresa. ¿Cuatro meses de esfuerzo y entrenamiento diario para ganar solo un segundo? Eso parecía un escaso retorno.


Pero luego explicó:


Anteriormente, cuando pasaba algo, reaccionaba automáticamente. Cada vez que entraba un correo electrónico, lo leía. Cada vez que recibía un mensaje de texto, lo respondía. Cada vez que un pensamiento o emoción aparecía en mi cabeza, le prestaba atención y permitía que me alejara de lo que estaba haciendo. Fui víctima de mis propias reacciones automáticas. Los cuatro meses de entrenamiento me han dado una brecha mental de un segundo entre lo que sucede y mi propia respuesta. Se siente como si estuviera un segundo por delante, de modo que puedo elegir mi respuesta en lugar de ser víctima de mis reacciones automáticas. No siempre puedo controlar lo que sucede en la vida, pero he desarrollado la libertad de elegir mi respuesta.

La historia de Jacob describe claramente lo que millones de personas ocupadas experimentan todos los días. ¿Pero un segundo? ¿Qué puede cambiar en un segundo? Todo.


El segundo de espacio mental le proporcionó la capacidad mental para tomar mejores decisiones, momento a momento, tanto en los negocios como en la vida. La atención plena, de esta manera, puede cambiar las reglas del juego en una economía de la atención, debido a su impacto directo en el funcionamiento del cerebro. Puede cambiar todo nuestro sistema operativo mental y mejorar no solo el desempeño individual sino, si se aplica colectivamente, también el desempeño organizacional.


Entrenar nuestra mente es posible.


Obtener los beneficios de la atención plena requiere un entrenamiento formal, que puede verse como ir al gimnasio para la mente. Nuestro enfoque para el entrenamiento de mindfulness incluye ayudar a las personas a mejorar el enfoque y la conciencia.


El enfoque consiste en entrenar la mente para poner el foco de la mente en una tarea en particular, con una distracción mínima, durante el tiempo que desee, con un esfuerzo mínimo. La conciencia implica estar abierto y ver claramente lo que está sucediendo interna y externamente, y tomar decisiones acertadas sobre dónde enfocar su atención. Lo opuesto a la conciencia abierta es estar en piloto automático, sin tener conciencia de dónde dirige su enfoque nítido, que es lo opuesto a la distracción.


En el primer cuadrante de la ilustración, está enfocado pero en piloto automático. Su estado mental puede describirse como "fluir". Eso suele suceder de forma espontánea cuando hacemos tareas de rutina o participamos en una actividad repetitiva como correr. El riesgo del estado de flujo es que carecemos de conciencia. En el liderazgo, la falta de conciencia puede significar la diferencia entre captar las señales de estrés de un empleado y presionar demasiado. O no notar su propio estrés, para el caso.



En el cuarto cuadrante, está consciente pero se distrae con facilidad. Puede haber beneficios al aflojar el enfoque y permitir que surjan pensamientos aleatorios. Algunas personas encuentran que se les ocurren ideas más creativas en este cuadrante. Pero si su mente está demasiado distraída, tendrá dificultades para retener las buenas ideas. Las buenas ideas solo se convierten en soluciones innovadoras cuando tiene el enfoque para retenerlas y ejecutarlas en el segundo cuadrante.


En el tercer cuadrante, no estás concentrado ni consciente. Eres estúpido. Y ni siquiera es un estado de relajación porque su mente está constantemente ocupada en actividades y pensamientos aleatorios. No se puede decir mucho de él.


En el segundo cuadrante estás atento. Aquí es donde se está desempeñando mejor. Es el punto ideal para la claridad, la presencia, la atención y muchas otras cualidades de eficacia y bienestar. En el segundo cuadrante está un segundo por delante y es más capaz de sobrevivir y prosperar en la economía de la atención.


Pero la atención plena no se trata realmente del resultado final. Es una forma de ser. Es una forma de aparecer en la vida con amabilidad, franqueza y presencia. La mejor manera de hacer que los demás vean los beneficios de estas cualidades es ser ellos mismos. Por supuesto, sé que esto es mucho más fácil decirlo que hacerlo en nuestro mundo de interrupciones constantes y gratificación instantánea. Pero vale la pena el esfuerzo. Porque la atención plena nos hace más felices y amables. Y las personas felices y amables hacen sociedades más felices y amables.


Este artículo fue publicado primero por “Greater Good Magazine” y esta fundamentando en el libro “One Second Ahead”, de los autores Jacqueline Carter y Rasmus Hougaard. En ocasiones Wefor toma estos artículos, los resume, con el fin de entregarte herramientas más actualizadas al día de hoy, para tu vida profesional y personal. Puedes leer completo el artículo aquí: https://greatergood.berkeley.edu/article/item/how_to_thrive_in_the_attention_economy




También te podría interesar cómo meditar sin tiempo...




176 vistas0 comentarios